Logo Dulce Nombre de María
  • Zonas ajardinadas y espacios abiertos
  • Patio sevillano del edificio noble
  • Ubicado en una zona residencial del barrio de Pedregalejo en Málaga capital
  • Fundado por el célebre Dr. Miguel de Linares Pezzi

Introducción

El Instituto Psicopedagógico Dulce Nombre de María fue creado en 1946 por Doctor Miguel de Linares Pezzi.

Nuestro Centro acoge desde sus inicios a niños con trastornos psíquicos, físicos y/o sensoriales.

Somos pioneros tanto por la atención prestada a nuestros alumnos como en la forma de hacerlo.

Nos definimos como un espacio convivencial y formativo que atiende a menores cuyas necesidades específicas exigen un abordaje psicoterapéutico diferenciado desde las vertientes médica, psicológica y educativa; aunando una atención integral e individualizada cercana e intensa, cuyos recursos personales y materiales están encaminados a una labor psicosocial y educativa, que ayude a nuestros menores a superar sus problemas.

Según la comparecencia del Defensor del Pueblo en Febrero de 2009 sobre el Informe sobre Centros de Protección de Menores con Trastorno de Conducta y en Situación de Dificultad Social

"... Como han podido comprobar, hay establecimientos que funcionan razonablemente bien, centro gestionados por profesionales que, con auténtico derroche de generosidad, abnegación y afecto hacia los niños, consiguen ayudarles a ir superando poco a poco sus biografías personales. Cabe resaltar a este respecto... el trato afectuoso que reciben los niños en el centro Dulce Nombre de María (Málaga)..."

Nuestro centro está formado por tres recursos que, aunque tienen estructuras diferentes, comparten el espacio físico y trabajan en común para conseguir el desarrollo individual de nuestros alumnos.

Instituto Psicopedagógico Dulce Nombre de María

Según el Decreto 355/2003 de 16 de diciembre, del Acogimiento Residencial de Menores, se consideran centros de protección de menores, aquellos establecimientos destinados al acogimiento residencial de menores sobre quienes se asuma u ostente previamente la Tutela o Guarda, sin perjuicio de la atención inmediata que se les preste cuando se encuentren transitoriamente en una supuesta situación de desprotección.

Como tal, nuestros centros garantizarán una atención adecuada a las necesidades que presente cada menor, asumiendo la responsabilidad sobre el desarrollo integral de las personas que atendemos, garantizándoles la adecuada satisfacción de sus necesidades biológicas, afectivas, y sociales, en un ambiente de seguridad y protección, así como potenciando experiencias de aprendizaje y el acceso a los recursos sociales en las mismas condiciones que cualquier otra persona de su edad.

  • 1
  • 2